Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

x

Ola de Calor: Teidagua trabaja para que no falte el agua.
jueves, 11 de julio de 2013

Circunstancias puntuales llegan a  multiplicar por 10 la demanda de consumo
Los depósitos hoy están llenos hasta el 75% para afrontar sin problemas este calor.
Mientras que habitualmente el consumo medio diario  en La Laguna y Tacoronte es de 1475 m3 por hora, después de dos días de calor, la demanda puntual llega a ser del doble.
Estos días esto esta sucediendo. En Teidagua, se afina todo el dispositivo de gestión, y la atención las infraestructuras de modo que no falte agua en ningún momento.
Es frecuente que el importante aumento de la demanda, asociada a las altas temperaturas en época estival; provoque algún tipo de restricción en el consumo, para garantizar el abastecimiento. Este es un recurso natural en la gestión de aguas. En La Laguna y Tacoronte, esto no ha pasado en ningún momento los últimos años.
Sin embargo estos, son municipios cuyo abastecimiento conlleva ciertas dificultades, asociadas a su realidad demográfica y geográfica distintas: Alta dispersión poblacional, importante diferencia en cota de altura entre las mismas, diversidad y dispersión de las fuentes de abastecimiento entre otras…
Pero además la gestión de este servicio se enfrenta a otras realidades que lo condicionan en gran medida, y que lo hacen diferente a otros de España y Europa. Aquí existe un  ‘Mercado del Agua’. En Canarias, el agua es un bien privado, y hay que negociar con sus propietarios. Volúmenes de compra, fechas de entrega, etc...
Hay que tener en cuenta que Teidagua abastece más de 11.000.000 m3 de agua al año, y que la capacidad de abastecimiento de los 46 depósitos de La Laguna y Tacoronte es de unos 120.000 m3. Unas 200 piscinas olímpicas.
Esta agua abastece a una población media anual de unas 180.000 Personas. Y todos estos datos hay que manejarlos  a la hora de trabajar una previsión de abastecimiento eficaz. Pero ahora vienen las circunstancias reales; el día a día.
Una fiesta popular, una romería por ejemplo, en un fin de semana de elevadas temperaturas, multiplica por 10 el consumo en ese lugar. Y la capacidad del depósito de esa zona sigue siendo la misma, y la de las redes también.
Los técnicos de Teidagua son expertos en manejar estas circunstancias, fijas y variables a las que se enfrenta el abastecimiento. Para garantizar el consumo y afrontar eventuales roturas y averías… Todo a la vez, sin que el servicio se resienta aparentemente para el abonado.
Una Cuba con 5.000 Litros de agua potable está preparada para salir en cuanto sea necesario y sustituir el abastecimiento si este fallara. Hasta este momento nunca ha sido necesaria su activación de emergencia.
Hay varias realidades constatables por cualquiera, que invitan a la reflexión sobre las dificultades de este servicio público esencial y crítico. La primera es que en La Laguna y Tacoronte no existe desabastecimiento de agua, ni restricciones de consumo por escasez, desde hace años.
La segunda  es menos visible para la opinión pública, y es que las crisis de abastecimiento, a pesar de que el agua no falte nunca a los abonados, existen. La compañía dispone de protocolos de emergencia internos que evitan de modo efectivo el desabastecimiento.
Entonces ¿Cómo es posible que no haya faltado el agua? Aquí van algunas respuestas que ayudaran a entender la enorme complejidad de esta delicada coreografía de circunstancias:
El primero de los factores es la capacidad de previsión. Importantes esfuerzos de inversión en tecnología, permiten anticiparse al clima la mayoría de las veces. La atención minuciosa a nuestra realidad social, también permite anticipar factores de alteración en el consumo.
Por otro lado, el importante volumen de compra anual de agua en el mercado privado; convierte a Teidagua en un ‘cliente preferente’, y cuando se necesita más agua, para enfrentar una alteración puntual de la demanda, la consigue y da el servicio.
También es importante destacar que las previsiones deben ser ajustadas, no basta con poder comprar más agua. Si se compra demasiada, y se falla en las previsiones de demanda, se rebosarían los depósitos.
En La Laguna y Tacoronte nunca se ha producido algo así. Hasta el día de hoy, nunca se ha rebosado ninguno de los 46depositos por exceso de compra de agua.
En estos momentos el nivel medio de almacenamiento de los depósitos de Teidagua es superior al 75% de su capacidad total, es decir: Hoy tenemos agua para llenar más de 150 piscinas olímpicas.
Hasta ahora, la lucha diaria por hacer cuadrar la capacidad de abastecimiento, con la demanda real, ofrece un saldo positivo para Teidagua; pero esta es una batalla que se desarrolla cada día. El alto nivel de rendimiento de la red, la garantía de abastecimiento, y la seguridad en el consumo; son la batalla diaria ganada con  gestión optima y eficiente.

:

Noticias
Entrada Oficina Virtual Cita Previa