Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

x

Agua cristalina desde el depósito hasta la mesa
lunes, 17 de junio de 2013

Teidagua invierte 350.000 euros en limpiar el interior de los 42 depósitos que gestiona

Utiliza agua a presión con cloro

ALMUDENA CRUZ - La Opinión

Cuando un vecino realiza un gesto tan cotidiano como el de abrir un grifo, cierra un complejo ciclo que comienza en los canales del norte de la Isla y concluye, casi por arte de magia, en cada uno de los hogares y negocios laguneros. En ese proceso, uno de los puntos más relevantes es el de garantizar las condiciones de salubridad e higiene del líquido que consumen los 86.390 abonados de Teidagua. Ese trabajo empieza desde los mismos depósitos, el lugar donde la empresa lagunera reserva y almacena su suministro.

Con este objetivo en mente, la Concejalía de Aguas del Ayuntamiento de La Laguna y la empresa encargada del servicio ha elaborado un proyecto que incluye la limpieza de los 42 depósitos de agua que abastecen a las poblaciones de La Laguna y Tacoronte.

Para ello, la empresa cuenta con una cuadrilla de seis empleados especialmente formados para trabajar en "espacios confinados". El presupuesto de la intervención, que estará concluida a finales de este año, es de unos 350.000 euros. De esta partida, ya se ha completado una inversión de más de 83.000 euros correspondientes a las limpiezas y reparaciones ejecutadas en los depósitos de Montaña del Aire 1 y 2 y Mesa Mota.

Esta semana, le ha tocado el turno al depósito de Valle de Guerra. Este espacio está situado en la carretera del barrio lagunero de Garimba. Todas las precauciones son pocas para garantizar la seguridad de los empleados. Olga Martínez y Juan María Luna forman parte del Departamento de Calidad y han sido los encargados de coordinar la forma en la que deben realizarse los trabajos de limpieza.

Cada uno de los operarios que se introducen en los depósitos está provisto de mono, botas de seguridad, casco y mascarilla especial para evitar cualquier tipo de intoxicación. Hay que tener en cuenta que la limpieza del interior de estos contenedores gigantes de agua se realiza con agua a presión y cloro. Por este motivo, y para controlar el nivel de oxígeno en el interior de los tanques, también llevan un medidor del aire que alerta a los trabajadores cuando la saturación de gases en el aire es demasiado elevada.

"De todas formas, hay un trabajador que siempre se queda en el exterior y los demás solo permanecen dentro del depósito en períodos de 20 minutos. Cuando se cumple el tiempo, salen y descansan", indicó el ingeniero Federico Cuyás, responsable del proyecto.

Por su parte, el concejal responsable del departamento de Aguas, Javier Abreu, subraya la importancia de estas labores. "Estamos cumpliendo con todas las normativas de seguridad e higiene a rajatabla", explicó el primer teniente alcalde del Ayuntamiento de La Laguna.
La limpieza interior de cada uno de esos tanques implica su vaciado previo. "Es importante saber que todos los depósitos de Teidagua disponen, al menos, de dos compartimentos o vasos diferentes que pueden trabajar de forma independiente", precisan desde Teidagua.

"Toda la intervención se está realizando sin que se produzcan ningún efecto sobre el suministro", añadió Abreu. "El único en el que vamos a tener que realizar una programación especial es en el depósito de Tejina. Allí los trabajos se realizarán de noche para que las molestias sean las mínimas posibles. La limpieza está prevista para después de verano, ya que en los meses de calor es cuando más consumo tenemos", precisó el también portavoz socialista.

Cada vez que se vacía uno de estos compartimentos de agua, se realiza una analítica previa y otra posterior para comprobar que las condiciones del líquido son aptas para el consumo. "Este proceso se hace a lo largo de varias jornadas y atiende a métodos y protocolos homologados legalmente", explicaron los servicios técnicos de la empresa lagunera.

Esta semana, los responsables de la limpieza del depósito de Valle de Guerra II explicaron la importancia del mantenimiento adecuado de estas estructuras. Se da la circunstancia, además, de que este es uno de los lugares estratégicos para garantizar el suministro lagunero. "Además de una infraestructura de almacenamiento, este punto que estamos limpiando hoy es una estación de bombeo", aclaró el ingeniero Federico Cuyás.

En esta instalación hay tres grandes bombas que permiten, si fuera necesario, elevar agua hacia el depósito de Montaña del Aire, el principal y más grande de los que se encuentran en el municipio. De esta forma, si hubiera algún tipo de problema o vertido en la estación principal, desde Valle de Guerra II se puede garantizar el abastecimiento del casco.

También tiene una importancia significativa en la lucha contra los altos índices de flúor que perjudican el suministro de agua de abastos del norte de la Isla. En función de la calidad del agua que hay almacenada en cada uno de los depósitos municipales, desde Valle de Guerra II se puede enviar agua con menos flúor hacia los puntos que la necesiten.

El depósito de la carretera de Garimba tiene una capacidad de 800 metros cúbicos (unos 80.000 litros) y cada uno de sus vasos tiene capacidad para 400 metros cúbicos. La altura de esos depósitos llega a los tres metros y medio. Asimismo, cada una de las tres potentes bombas que tiene esta instalación es capaz de bombear 84 metros cúbicos de agua a la hora y a una altura de 400 metros.
Humedad

Dentro del depósito, los operarios trabajan con altos niveles de humedad. Se afanan en dejar impolutas de cualquier tipo de bacteria las grandes paredes de hormigón armado que custodian a diario el agua que después los valleros usan para beber, cocinar y ducharse. Una manguera a presión conectada a una de las cubas de la empresa, con 5.000 litros de agua a los que se le ha añadido el cloro correspondiente, sirvió de herramienta de limpieza.

"Antes de este, ya limpiamos el depósito de Bajamar, que es mucho más antiguo, y después iremos a trabajar al de Las Mercedes", explicaron los operarios. Normalmente, estas labores no les llevan más de una jornada. "Hay dos fases distintas que completan este proyecto: la limpieza interior y las mejoras exteriores", aclararon los portavoces de Teidagua. Esas tareas exteriores incluyen el pintado de los muros, vallas y verjas. También se han reparado otros elementos metálicos como las rejas de las ventanas y las puertas. Además, se han repuesto los carteles y la señalización y se han limpiado los terrenos y desbrozado los terrenos.

En Valle Guerra II, los trabajos han sido relativamente sencillos porque es uno de los depósitos más recientes de la localidad. La tarea es más ardua en instalaciones como la de Montaña del Aire o Los Baldíos, cuya capacidad de almacenamiento ronda los 25.000 metros cúbicos.

Todos estos depósitos están, además, conectados al sistema de telecontrol de Teidagua. De esta manera, los gestores y técnicos de la empresa´ pueden controlar desde las oficinas de la calle San Agustín la seguridad y el nivel de abastecimiento de cada una de las zonas del municipio.

Entre todos los depósitos, La Laguna puede almacenar 120.000 metros cúbicos de agua; es decir, 120 millones de litros de agua.

:

Noticias
Enlace S-Visual Entrada Oficina Virtual Enlace Cita Previa