Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

x

Lecciones para ahorrar agua
miércoles, 09 de febrero de 2011
niños

"Hay que ahorrar agua todos los días, porque si no lo hacen, cuando lleguen a mi edad no tendremos más". Con esa advertencia recibió ayer Javier Davara, gerente de Teidagua, a 41 alumnos de tercero de primaria del colegio San Matías que visitaron la empresa. A sabiendas del importante papel que juegan los niños como creadores de nuevos hábitos dentro del hogar, la empresa de suministro de agua potable de La Laguna inició esta semana su campaña del programa Gotagotham para el año 2011 con la que pretende concienciar a los escolares del municipio sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y los recursos naturales.

La jornada comenzó con un vídeo de animación en el que se explica el ciclo natural del agua, –desde que se evapora de los océanos y forma las nubes hasta que se precipita en forma de lluvia– en el que queda clara la idea de que el agua es vida. Los pequeños parecían tener bastante clara la trascendencia de este líquido para la vida de los seres vivos y durante esta primera parte no surgió ningún tipo de pregunta.

A continuación, las imágenes describieron el ciclo urbano del agua. La cadena comienza en los acuíferos, pasa a los canales y luego a los depósitos, donde se le añade cloro para eliminar microbios. Todo este proceso, que antes requería de una supervisión con presencia de personal, ahora se sigue en tiempo real desde una estación de telecontrol, instalada en la sede central de Teidagua, en la calle San Agustín del casco.

Desde allí, los técnicos controlan en tiempo real la composición química del líquido para evitar que se produzca cualquier desajuste que pueda afectar a los consumidores y miden la presión con la que circula el agua por los 1.315 kilómetros de cañerías que tiene la red de abastecimiento y el nivel de reservas que se almacena en los 42 depósitos que tiene la empresa para atender las necesidades de sus 83.445 clientes, 72.647 de ellos de La Laguna y el resto de Tacoronte. Todo ello para atender una demanda diaria de 30,3 millones de litros, o lo que es lo mismo, una docena de piscinas olímpicas llenas a tope cada 24 horas.

Una vez utilizado, todo ese caudal es conducido por la red de desagüe hasta la planta de depuración de Punta del Hidalgo. Allí, se deposita en unas balsas para que los sedimentos más pesados se asienten en el fondo. Una vez filtrada, el agua podría ser utilizada para tareas de limpieza o riego, pero, según los técnicos de Teidagua, la orografía del municipio hace que no sea rentable bombearla desde Punta del Hidalgo hacia arriba. Por tanto, cada día se arroja al mar a través de un emisario submarino.

Una vez finalizada la presentación audiovisual, con la sed de sabiduría saciada, los estudiantes de San Matías respondieron a un rápido cuestionario para certificar su cualidad de ahorradores. Todos afirmaron a viva voz que para encender el lavavajillas "tiene que estar lleno", igual que la lavadora. También confesaron que cierran el grifo mientras se lavan los dientes y confirmaron que "es mejor ducharse que bañarse" para gastar menos. El único interrogante que no supieron responder fue cuando se les cuestionó sobre cuál es la sustancia que más dificultades causa para depurar las aguas residuales: el aceite de uso doméstico.

La última parada del recorrido fue en el laboratorio. Su jefe, Víctor Rodríguez, les explicó que "el cloro se añade para matar a las bacterias y hacer que su consumo sea seguro para la salud". No obstante, sólo un tercio de los estudiantes admitió beber agua del grifo. El resto prefieren la embotellada.

Fuente: La Opinion: http://www.laopinion.es/tenerife/2011/02/09/lecciones-ahorrar-agua/329252.html

Noticias
Entrada Oficina Virtual Cita Previa